Archive for May, 2008

Dónde se fue la creatividad? / 創造力はどこに行っちゃったの?

Friday, May 23rd, 2008

Pues eso, se acabó la creatividad, ese montón de ideas que apelotonaban mi cabeza hace ya diez años.
La gente no es la misma, el ambiente tampoco y uno acaba durmiéndose en la monotonía. Es curioso como una tarde y un café con Carlos, Raúl, Angela o Jose Luis podían traer millones de ideas a la cabeza o al papel. O visitar el estudio en frente del Anaïs y charlar con Yoshio mientras ves los cuadros de Pablo.

Vuelvo a recordar que tengo el blog abandonado, que hay una renovación pendiente…
Voy a verme unos cortos a ver si se activa alguna neurona dormida.

Ya han llegado mis camisetas / 頼んだTシャーツを届いたよ!

Thursday, May 22nd, 2008

Me gusta llevar camisetas que nadie lleva, raras, originales. Por aquí a parte de ser cara no me gustan mucho. Pedí un par a Threadless y otra a Design by Humans. Hoy me han llegado las primeras, no son gran cosa, pero no están mal, las mejores estaban agotadas, ya me sé el truco y estaré pendiente de las nuevas o de las que reimpriman. Hay una muy molona que han dicho que van a reimprimir.

A parte de eso, estoy muy contento con mi vida nueva, mis compañeros, el trabajo, las juergas… demasiado solo, pero a ver si eso se arregla.

De cafés y sésamo / コーヒーとごまと言うのは・・・

Tuesday, May 13th, 2008

Eres el mejor, sin duda.
Hoy cuando he llegado a casita del curro, me he encontrado con una sorpresa en el buzón: un aviso de llegada de un paquete. Carlos me mandó uno hace unos días. Fijo que es el suyo. Después de una cena rápida en plan bocata andalú y aprovechando que estamos en Japón y puedo ir a recoger mi paquete a cualquier hora del día, pues agarré la bici y en 10 minutos me planté en Correos. No puedo esperar al fin de semana para averiguar qué es.


Pues nada más y nada menos que dos hijas para mi taza roja de Nescafé!! (de dos en dos, como el Feng-sui dice) y un molinillo de sésamo!!

“…un molinillo de sésamo??” Pues sí, un molinillo de sésamo. En mis tostadas mañaneras echo sésamo a mis tostadas, y cuando Carlos vino a Japón había intentado en aquel entonces con un molinillo de pimienta moler el sésamo de las mañanas, pero no funciono tan bien como yo esperaba, los “bujeros” eran demasiado grandes. (Pista: se supone que si no mueles el sésamo el cuerpo no lo llega a digerir.)

Bueno, un pedazo de regalo para mi nueva casa, de alguien que conoce mi rutina (o manías) a la perfección. Gracias Carlos.